InicioMedio ambientePueblo minero peruano en una encrucijada

Pueblo minero peruano en una encrucijada

-


La ciudad minera de La Oroya en Perú es uno de los lugares más contaminados del mundo, un lugar desolado a gran altura abandonado por muchos residentes desde que una fundición de metales pesados ​​quebró hace 13 años.

La ciudad minera peruana de La Oroya, uno de los lugares más contaminados del mundo, busca reabrir una fundición de metales pesados ​​que envenenó a los residentes durante casi un siglo.

La ciudad andina, situada en un valle de gran altura a 3.750 metros (12.300 pies), es un lugar gris y desolado.

Pequeñas casas y tiendas, muchas abandonadas, se agrupan alrededor de imponentes chimeneas negras, rodeadas de laderas de montañas cenicientas corroídas por metales pesados ​​y desprovistas de vegetación durante mucho tiempo.

En 2009, la gigantesca fundición que era el corazón económico de La Oroya quebró, lo que obligó a los residentes a irse en masa y puso de rodillas al comercio local.

Desde 1922, la planta procesa cobre, zinc, plomo, oro, selenio y otros minerales de las minas cercanas.

Si el complejo metalúrgico reabre, como anunciaron sus nuevos propietarios en octubre, podría devolverle la vida a la economía.

“La gran mayoría de la población está ansiosa y ha esperado mucho tiempo para que esto vuelva a funcionar, porque es la fuente de vida, la fuente económica”, dijo el taxista Hugo Enrique, de 48 años.

¿Pero a qué precio?

Una vida de enfermedad

En 2011, La Oroya fue catalogada como la segunda ciudad más contaminada de la Tierra, cayendo al quinto lugar dos años después, según el Instituto Blacksmith, una ONG que trabaja en temas de contaminación.

Salud o trabajo: pueblo minero peruano en una encrucijada

Manuel Apolinario, de 68 años, tiene metales tóxicos en la sangre y dice que los residentes se han acostumbrado a la contaminación en su ciudad andina.

Estaba en una compañía insalubre, codeándose con Chernobyl en Ucrania y Dzerzhinsk en Rusia, el sitio de las fábricas de la era de la Guerra Fría que producían armas químicas.

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos, en 2013, el 97 por ciento de los niños de La Oroya entre seis meses y seis años, y el 98 por ciento entre siete y 12 años, tenían niveles elevados de plomo en la sangre.

Manuel Enrique Apolinario, de 68 años, profesor que vive frente a la fundición, dijo a la AFP que su cuerpo tiene altos niveles de plomo, arsénico y cadmio.

Los residentes se habían «acostumbrado a la forma de vida, rodeados de humo y gases tóxicos», dijo.

«Los que hemos vivido aquí toda la vida hemos estado enfermos de gripe y bronquitis, especialmente infecciones respiratorias».

—¿Otros 100 años?-

La fundición se abrió en 1922, se nacionalizó en 1974 y luego se privatizó en 1997 cuando la empresa estadounidense de recursos naturales Doe Run se hizo cargo.

En junio de 2009, Doe Run paralizó las obras por no cumplir con un programa de protección ambiental y se declaró insolvente.

José Aguilar, jefe de recursos humanos de la nueva empresa metalúrgica, se encuentra frente a una imponente chimenea, que espera wi

José Aguilar, jefe de recursos humanos de la nueva empresa metalúrgica, se para frente a una chimenea imponente, que espera que funcione por otros 100 años.

Ahora, a pesar de años de residentes que acusan a Lima y Doe Run de hacer la vista gorda ante los efectos nocivos, unos 1270 exempleados quieren reabrir la fundición el próximo marzo, con el compromiso de no contaminar.

Luis Mantari, uno de los nuevos propietarios, quien está a cargo de la logística, dijo que la planta operaría «con responsabilidad social y ambiental».

«Queremos que este complejo único dure otros 100 años», agregó el jefe de recursos humanos, José Aguilar.

La empresa ha almacenado 14 millones de toneladas de residuos de escoria de cobre y plomo a la espera de ser convertidos en zinc.

“Los que luchamos contra la contaminación nunca nos hemos opuesto a que la empresa funcione. Que vuelva a abrir con un plan ambiental”, dijo Pablo Fabián Martínez, de 67 años, quien también vive cerca del sitio.

Para muchos, sin embargo, la decisión se reduce a puras cuestiones de bolsillo.

“Quiero que vuelva a abrir porque sin la empresa La Oroya perdió toda su economía”, agregó Rosa Vilchez, una empresaria de 30 años. Su esposo se fue a trabajar a otra ciudad después del cierre.

Los cerros que rodean a La Oroya están cubiertos de residuos de metales pesados ​​y desprovistos de vegetación

Los cerros que rodean La Oroya están cubiertos de residuos de metales pesados ​​y desprovistos de vegetación.

respetar la salud

En 2006, los habitantes de La Oroya demandaron al gobierno peruano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por permitir que la empresa contaminara a voluntad.

Las audiencias comenzaron en octubre con el tribunal sentado en la capital uruguaya, Montevideo, y los residentes contaron cómo lucharon contra el ardor en la garganta y los ojos, dolores de cabeza y dificultad para respirar.

Otros hablaron de tumores, problemas musculares e infertilidad atribuidos a la contaminación de las fundiciones.

La comisión encontró el año pasado que el estado no había regulado ni supervisado el comportamiento de la empresa minera y «comprometió su obligación de garantizar los derechos humanos».

“Somos conscientes de que el complejo metalúrgico es una fuente de empleo. No lo negamos”, dijo Yolanda Zurita, una de las litigantes, quien planta árboles para contrarrestar la contaminación.

“Pero debe respetar la salud de la población”.

© 2022 AFP

Citación: Salud o empleo: pueblo minero peruano en una encrucijada (22 de noviembre de 2022) recuperado el 22 de noviembre de 2022 de https://phys.org/news/2022-11-health-jobs-peruvian-town-crossroads.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.



Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: