InicioOpinionTamara Falcó y el realismo mágico

Tamara Falcó y el realismo mágico

-

Las recientes declaraciones de Tamara Falcó en el XIV Congreso Mundial de las Familias celebrado en México han generado una polémica sobre su homofobia que quizá merezcan la pena ser explicadas desde la lejana actitud del sensacionalismo que a veces acompaña determinadas tertulias televisivas o medios de información.

¿Es Tamara homófoba? No.

¿Fueron alguna de sus declaraciones en dicho congreso homófobas? Sí.

¿Fue consciente de ello? No.

Para entender esta cuestión debemos bucear en las creencias radicales de esta joven. En un documental sobre las Apariciones de la virgen en Medjugorge, Tamara afirma: «puedes tener muchas cosas materiales, pero si no estás lleno por dentro da absolutamente igual», admite. Tamara ha confesado que tiene una historia cercana con Jesús, que es quién la perdona constantemente cuando mete la pata gracias «al amor continuo». «Yo lo que descubrí es que es un sitio de fe. Yo no vi a la Virgen como tal, pero sé que está presente porque lo ves en la gente»(1)

Esta declaración la lleva a vivir y sentir esa dicotomía entre algunas de sus creencias más radicales y su actitud en algunos foros.

¿Pueden existir dos Tamara Falcó? Por supuesto. Por un lado está la Tamara soñadora, feliz, niña pija, adinerada y llena de posibilidades, participante en tertulias y perteneciente a una clase noble que la envuelve y protege en una sociedad cambiante. Amiga de todo tipo de faunas, trasnochadas unas y libérrimas otras. Esa Tamara es admirable, llena de vida, cariñosa, y muy probablemente transgresora, alejada de ese Catecismo católico que convierte a cartomántes, homosexuales y a muchos colectivos de mujeres en perversiones salidas del más profundo abismo de Dante y sus infiernos. Ella solo quiere ir al cielo,  como afirmó en México, más sin darse cuenta de que en ocasiones es más divertido un poco de perversión infernal, algo de lo cual ella intenta disfrutar, con mesura eso sí, de vez en cuando.

Pero llega la invitación para asistir a un Congreso sobre la familia, en un entorno ultra católico, a lo que no hay nada que objetar, siempre que todo se quede en eso. Pero detrás de dicho proyecto existen muchas personas radicales, entre ellas el movimiento Hazte oír, quienes surgidos de la nada en 2001, tuvieron al rancio Cardenal Rouco Varela como uno de sus más acérrimos defensores. Dicho grupo, amparado por lo más siniestro del ultranacionalismo católico, fue fundado por Ignacio Arsuaga quien es tristemente recordado por aquel famoso autobús homófobo que recorrió España con un eslogan tan rancio que no me voy a permitir reescribir aquí. Así mismo no debemos olvidar que dicho personaje, familia de Rodrigo Rato, al parecer estaría protegido por una sociedad ultra secreta denominada El Yunque. De la cual aportaré datos en alguna otra ocasión para no desviarme mucho del tema. (2)  

Tamara Falcó llega al Congreso de Méjico en olor de multitudes. Aclamada como la reina del mambo, ella no tiene por qué saber que la WCF, que define sus jornadas como un “evento público internacional e interreligioso que busca unir y equipar a líderes, organizaciones y familias para celebrar y fortalecer a la familia como fundamento natural de la sociedad”, ha contado en otras ocasiones con líderes de la ultraderecha más rancia, tales como los italianos Giorgia Meloni, que con su partido ultraconservador Los Hermanos de Italia ha ganado las elecciones y muy probablemente será erigida como presidenta de la República, Matteo Salvini, o el mismísimo Viktor Orbán, quien desde 2019 y con un gobierno autoritario parece haberse erigido en un líder carismático y de referencia de la extrema derecha más radical, hasta el punto de que la Unión Europea está estudiando como restringir sus fondos si no cambia de actitud con el tema de la homofobia y otras rancias propuestas ideológicas.

Pero quizá sí debería conocer un poco más a algunos de los ponentes que llegados desde España estaban allí con ella, entre otros el ya mencionado Ignacio Arsuaga, Tomás Melendo quien afirma ser filósofo y experto en artes de la comunicación, el sacerdote Guillermo Serra, el psiquiatra Enrique Rojas y Juan Manuel Cotelo entre otros. Todos ellos vinculados de una u otra manera a idearios ultra conservadores dentro de la más rancia ortodoxia de la Iglesia Católica. (3)

En ese aterrador y apocalíptico ambiente, donde todo aquello que en un momento determinado apunte hacia una cierta libertad, o un cierto goce de los sentidos, se acercaría más al Diablo que a Dios, Tamara Falco, no era la de Madrid, la de sus noches, ni la de sus amigos Gais, ni la de la falda corta ni el vestido ajustado. Allí era una más de aquellas mujeres radicales, antiabortistas y creyentes en una aparición, que ya en 1992, en mi libro El lado oscuro de María definí como falsa.

¿Estuvo Tamara en una secta cuando fue a México? No.

Pero ¿tuvo allí un comportamiento sectario? Sí. Porque los comportamientos sectarios se dan con más profusión de lo que suponemos y además se contagian, en ocasiones con excesiva facilidad. De hecho lo he visto en clanes pequeños que se enrocan para defenderse a ultranza, sabedores de que sólo así podrían seguir adelante.  

Las creencias de los famosos pueden ser peligrosas si son utilizadas como herramientas de comunicación sin que ellos lo sepan; acudiendo en muchos casos engañados a participar, en ocasiones, en eventos organizados por plataformas o asociaciones tras las que se esconden verdaderos lobbies sectarios. Quizá cabría terminar con una recomendación para la Mánaguer de Tamara Falco, e inducirla a preocuparse de los eventos a los cuales lleva a su representada. A veces, el ruido no es excesivamente saludable.

De todas formas líbreme el infierno de hacer moralinas y por lo tanto le recomiendo a Tamara Falcó que siga abrazando sus creencias. Ya se sabe que de Madrid al cielo, y para terminar le diría lo que le escribí en una ocasión hace treinta años a Pitita Ridruejo cuando se convirtió en la abanderada de rancias apariciones en el ámbito madrileño andaluz: …qué hace una chica como tú en un sitio como ese…

Gabriel Carrión López
Gabriel Carrión López
Escritor y periodista de investigación.

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: