InicioReligiónPadre Paul, párroco en Kiev: Para renacer se necesita reconciliación y perdón

Padre Paul, párroco en Kiev: Para renacer se necesita reconciliación y perdón

-


El sacerdote oblato de María relata las esperanzas y las tragedias del pueblo herido en Ucrania: «La reconquista de los territorios ocupados por los rusos no será suficiente para hacer resurgir el país. Para nosotros, los cristianos, el mensaje es claro: debemos perdonar y ser siempre capaces de tender un mano primero. Intentamos dar toda la asistencia psicológica y espiritual a las viudas, los huérfanos, las madres que han perdido a sus hijos»

Stefano Leszczynski – Ciudad del Vaticano

El Padre Paul es un sacerdote de los Oblatos de María Inmaculada de Kiev, párroco de la Iglesia de San Nicolás, que llegó a Roma para el Capítulo General de su Congregación. En la entrevista que concedió a Radio Vaticano – Vatican News trata de explicar – como lo hizo con sus cohermanos en Nemi – lo que la guerra ha provocado en la sociedad ucraniana y lo que significa vivir con las heridas irremediables causadas por el conflicto.

No hay lugar para la alegría en la guerra

En Ucrania, el sentimiento predominante es de tristeza, y ni siquiera las noticias positivas que llegan de los campos de batalla producen alivio. «Las alarmas y la intensidad de los ataques han aumentado en los últimos días, por lo que el estado de ánimo es el mismo desde hace siete meses: preocupación, angustia, miedo. Cuando llegué a Roma para el Capítulo General de Nemi, las primeras noches me desperté sobresaltado hasta darme cuenta de que no estaba en una zona de guerra, no había alarmas, no tenía que correr a los refugios subterráneos». Las noticias sobre anexiones ilegales, la amenaza atómica, el aumento insostenible de los precios de los productos de primera necesidad -en algunos casos las subidas fueron del 400%- son una fuente de sufrimiento constante. «La nuestra», explica el padre Paolo, «es un tiempo de espera cotidiano para que la guerra termine lo antes posible.

Erradicar el odio será la prioridad después de la guerra






Ucrania. La destrucción provocada por los bombardeos

Allí donde los rusos han llegado, el horror sale a la superficie. Un tercio del país ha sido devastado y los relatos de violencia y tortura se multiplican constantemente. Lo que el mundo ha visto en Bucha, Irpin y Vorzel, en Borodjianka se ha repetido en decenas de otros lugares. «Como párroco de San Nicolás, fui de los primeros en llegar a Bucha para llevar ayuda, y después de ver lo que había pasado, ya no pude dormir. Era como pisar Tierra Santa, un lugar de martirio donde el suelo que se pisa está empapado de la sangre de víctimas inocentes. Por supuesto, Jesús nos muestra el camino: rezar por los que nos persiguen, y este es el camino del perdón cristiano. Jesús perdonó en la Cruz: ¡Perdónalos porque no saben lo que hacen!»

5 millones de refugiados para ayudar

La emergencia humanitaria se agravará con la llegada del invierno. Las autoridades ya han advertido que la temperatura de la calefacción no podrá superar los 12 grados y millones de personas se han quedado sin un hogar al que volver. El padre Paul Vyshkovskji nos da la magnitud del esfuerzo realizado por la Iglesia ucraniana para distribuir la ayuda que llegó de Europa: «Sólo nuestra parroquia de Kiev consiguió distribuir unas 300.000 toneladas de ayuda, repartidas en coche y en tren, cuando todavía estaban funcionando. Cuando preguntamos a los habitantes de las ciudades más orientales qué era lo que más necesitaban nos dijeron: agua, porque con agua podemos sobrevivir más tiempo aunque no tengamos comida. Nunca en mi vida había experimentado algo así». Cáritas Spes-Ucrania ha distribuido al menos 340.000 toneladas de ayuda humanitaria procedente de Occidente, y se han organizado albergues para quienes no tienen dónde ir en todas las iglesias del país.

Los llamamientos del Papa a la paz

Ucrania. Monseñor Gallagher en visita a la iglesia de San Nicolás en Kiev




Ucrania. Monseñor Gallagher en visita a la iglesia de San Nicolás en Kiev

La voz del Papa Francisco no se deja de hacer escuchar en cada ocasión pública, ya sean las audiencias generales o los encuentros dominicales para el rezo del Ángelus: Ucrania es un país mártir, víctima de una guerra criminal. Palabras que llegan alto y claro a todos los ucranianos, dentro y fuera del país. El padre Vyshkovskji subraya la gratitud de la población por la aprehensión del Papa y sus constantes llamamientos a la paz. «Esperamos y deseamos intensamente que el Papa venga a Ucrania y a la Iglesia de San Nicolás en Kiev. Rezamos todos los días para que esto ocurra».

La llamada al diálogo para detener la guerra

«Para nosotros los cristianos -explica el padre Paolo- el mensaje es claro: debemos perdonar y ser siempre capaces de tender la mano primero. Pero a los que han perdido a alguien, a las muchachas y a las niñas violadas, a mi feligresa que celebró el funeral de sus hijos, asesinados uno tras otro en el frente, ¿qué les puedo decir? Tenemos que crear espacios de reconciliación y eso es lo que intentamos hacer con nuestros centros de ayuda. Intentamos dar toda la asistencia psicológica y espiritual a las viudas, a los huérfanos, a las madres que han perdido a sus hijos para ayudarles a sobrevivir y a buscar el camino del perdón y la reconciliación».



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: