InicioReligiónLa experiencia de una monja en un centro para inmigrantes en Rávena

La experiencia de una monja en un centro para inmigrantes en Rávena

-


Maria Giovanna Titone csj, es una monja de San José de Chambèry. Dirige una residencia parroquial en Rávena y cuenta cómo ha podido «vivir de cerca tantas historias» y ha aprendido a enfrentarse a los numerosos retos que le plantea su contacto con la gente marginada. Pero, dice, no se puede hacer todo, las administraciones y la política deben dar respuestas adecuadas a las necesidades de los pobres

Por Maria Giovanna Titone csj

Coordinar el funcionamiento de un dormitorio parroquial implica tocar muchas historias. Mis anteriores experiencias de voluntariado con los sin techo se habían centrado probablemente más en encontrar “estrategias” para acercarme a ellos y en lo poco que podía darles: algo de comer, algo de beber y unas pocas palabras de consuelo y ánimo, junto con información útil o supuestamente útil. Sin embargo, la gestión de una instalación de bajo perfil plantea retos muy diferentes. Se trata de dejar de lado incluso las mejores intenciones para dar cabida a la vida de los que acogemos y seguir siendo heraldos de la esperanza cristiana a pesar del desamparo al que tan a menudo estamos expuestos.

Numerosa demanda de acogida

Nuestro dormitorio “Buen Samaritano”, situado en la parroquia de San Rocco en la ciudad de Rávena, se enfrenta al reto diario de lidiar con la resignación y la pérdida de sentido. Es muy llamativo ver la continua demanda de acogida por parte de los jóvenes inmigrantes, que se encuentran en el limbo de la espera de documentos y de la colocación en los cada vez más abarrotados CAS (Centros de Acogida Extraordinaria). Rávena no está en la ruta del flujo migratorio, pero se rumorea que la recinto es rápida con los documentos (información inexacta) y muchos siguen esta ruta para llegar antes a su objetivo de ser legales en Italia, pero se encuentran con largas esperas (de 2 a 8 meses, de media) sin trabajo, alojamiento y dinero, es decir, en la calle. Igualmente, numerosa es la demanda de personas que sufren trastornos mentales y adicciones y que no encuentran una red de protección adecuada, ni familiar ni sanitaria, por lo que acaban entrando y saliendo de residencias como la nuestra.

Los pedidos de acogida superan la disponibilidad

Nuestra pequeña instalación, que en la época del covid puede albergar hasta 15 hombres y 3 mujeres, se enfrenta así a retos mucho mayores que ella misma. A menudo me he preguntado qué significa vivir el anuncio del Evangelio dentro de esta residencia, donde se necesita decisión, atención a los detalles y una visión de conjunto, cuidar las relaciones con las instituciones públicas, conocer la zona y sus recursos, y ser consciente de los propios límites, tanto personales como del propio albergue, sin dejarse llevar por las “manías salvadoras” o el desánimo. De hecho, también nos vemos obligados a tomar decisiones difíciles, como rechazar a algunas personas ante actos de agresión o violaciones graves del reglamento interno, o decir “no” a la acogida, reconociendo que no estamos a la altura de las dificultades que sufren nuestros huéspedes.

No basta con darles una cama y una ducha

De hecho, no nos corresponde a nosotros -un pequeño centro de acogida, fundado hace más de 20 años por Don Ugo Salvatori, que fue presbítero de la diócesis de Rávena-Cervia, y dirigido por voluntarios- hacernos cargo solos del drama de estas personas. Las administraciones con las que tratamos de trabajar en red a menudo acaban confiando en realidades como la nuestra para responder de forma urgente a situaciones que deberían ser reconocidas como derechos. Es sabido que faltan recursos económicos y personales para el seguimiento de los casos; faltan instalaciones adecuadas para acoger a las personas con necesidades sanitarias y de vivienda. El tiempo burocrático necesario para regularizar la presencia de los inmigrantes en nuestro país es demasiado largo e incierto… Por todo ello, no basta con darles una cama y una ducha, aunque ya es lo único que necesitan para salir de la calle y de la desesperación.






El dormitorio de Rávena

Tenemos que ser la voz de los que no tienen voz en nuestra sociedad occidental, llamando la atención de las instituciones y de la opinión pública para que recordar a los últimos no sea sólo un eslogan de campaña electoral, sino una exigencia de la civilización, incluso antes que la caridad. Como cristianos, no podemos contentarnos con la política que utiliza los símbolos religiosos para captar votos, sino que debemos ser exigentes y exigir que los programas y las opciones administrativas resultantes respondan a las necesidades reales de la gente.

Que los últimos no sean instrumentalizados

La caridad y la esperanza cristiana, desde la atalaya que me ofrece este pequeño dormitorio parroquial, no pueden satisfacerse con lo poco que podemos hacer, se necesita una conciencia activa y crítica que sienta el imperativo de promover la justicia social y se comprometa con opciones concretas, también de cara a las próximas elecciones políticas, para exigir que los últimos no sean instrumentalizados y luego olvidados de nuevo. Como Iglesia, debemos exigir que no se recuerden nuestros valores fundacionales para crear divisiones entre quienes pueden o no pueden acceder a los sacramentos, sino que se apliquen con coherencia en las opciones políticas que promuevan una sociedad en la que cada mujer y cada hombre sean reconocidos en su dignidad de personas.

Garantizar repuestas serias no ideológicas

Como subraya el cardenal Matteo Zuppi, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (cei), en su agradecimiento al presidente saliente Draghi, “hay que pensar en el sufrimiento de la gente y garantizar respuestas serias, no ideológicas ni engañosas, que indiquen también, si es necesario, sacrificios, pero que den seguridad y motivos de esperanza”; “la confrontación política de fondo no debe faltar al respeto y debe estar marcada por el conocimiento de los problemas, por visiones comunes sin astucia, con pasión por los asuntos públicos y sin agonismos aproximativos que tienden sólo a posicionamientos personalistas mezquinos y no a resolver las cuestiones”.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: