InicioReligiónUna oportunidad para reflexionar sobre nuestros héroes y cómo nosotros también podemos...

Una oportunidad para reflexionar sobre nuestros héroes y cómo nosotros también podemos ayudar

-


“Cuando todo el mundo está en silencio, incluso una sola voz se vuelve poderosa”.

Malala Yousafzai, defensor de los derechos humanos y premio Nobel de la paz más joven

El 19 de agosto de 2003, 22 trabajadores de ayuda humanitaria perecieron cuando una bomba explotó en el Hotel Canal en Bagdad, Irak, entre ellos el Representante Especial del Secretario General de la ONU para Irak, Sergio Vieira de Mello.

Una placa en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra honra a quienes perdieron la vida en el bombardeo del Hotel Canal en Bagdad. (Foto de la Misión de las Naciones Unidas en Ginebra/Flickr.com, comunes creativos)

Cinco años más tarde, la Asamblea General de la ONU adoptó un resolución designando el 19 de agosto como Día Mundial de la Asistencia Humanitaria (WHD), un día reservado para honrar, como lo llama la ONU, “la importancia, la eficacia y el impacto positivo del trabajo humanitario”.

¿Qué es ese trabajo? ¿Qué es un humanitario?

Un humanitario es alguien con una fuerte creencia en el valor de la vida humana, que actúa de acuerdo con esa creencia. El trabajo humanitario, entonces, sería cualquier actividad que ayuda a otros seres humanos que están sufriendo. Todos estamos familiarizados con la larga lista de males infligidos por humanos a otros humanos: intolerancia, abuso, discriminación, negación de los elementos básicos de la vida y negación de los derechos y la libertad, por nombrar solo algunos.

No se necesita ninguna cualificación laboral, ni un currículum extenso ni un conjunto de iniciales que parezcan importantes antes o después del nombre para convertirse en humanitario.

Y muchos de nosotros hemos conocido el gozo que brota cuando ayudamos —realmente ayudamos— a alguien, ya sea un ser querido o un extraño. A muchos de nosotros nos gustaría creer que somos o podríamos ser humanitarios. Las oportunidades están en todas partes, desde donaciones a la organización benéfica favorita de uno hasta ser voluntario en un comedor de beneficencia o trabajar a tiempo parcial en una tienda de segunda mano sin fines de lucro.

Arzobispo Desmond Tutu
Arzobispo Desmond Tutu (Foto de Tinseltown/Shutterstock.com)

No se necesita ninguna cualificación laboral, ni un currículum extenso ni un conjunto de iniciales que parezcan importantes antes o después del nombre para convertirse en humanitario. Pero hay al menos cinco elementos sin los cuales la tarea se vuelve gravosa. Aquí hay cinco grandes humanitarios para ilustrarnos sobre estos puntos:

1. Arzobispo Desmond Tutu: “Haz tu pequeño bien donde estés; son esos pequeños pedazos de bien juntos los que abruman al mundo.”

El obispo Tutu sabía de lo que hablaba. Activista incansable de los derechos humanos y contra el apartheid que dedicó su existencia a una vida mejor para los sudafricanos negros, con la desaparición del apartheid continuó luchando por los derechos humanos de todas las minorías. Aconseja simplemente comenzar haciendo “un poco de bien donde estés”. Solo haz algo—cualquier cosa—que mejora la suerte de aquellos en tu mundo inmediato.

2. Reverendo Martin Luther King Jr..: Hacer una carrera de la humanidad. Comprométete con la noble lucha por la igualdad de derechos. Harás una mejor persona de ti mismo, una nación más grande de tu país y un mundo mejor para vivir”.

El reverendo King se comprometió tan total y profundamente con la causa de la igualdad de derechos que podría decirse que es la primera persona que viene a la mente cuando se menciona la cruzada por los derechos civiles en los Estados Unidos. Cada texto que cubre esa era invariablemente tiene su nombre destacado desde la primera página en adelante. King nos advierte que el compromiso es clave. Posiblemente todos no podamos, como él nos pide, “hacer una carrera de la humanidad”, pero centrar la vida de uno más en el mejoramiento de la vida de los demás, inevitablemente, “hará de uno mismo una mejor persona, una nación más grande de su país y un mundo mejor para vivir.”

Martin Luther King
Monumento a Martin Luther King Jr. en West Potomac Park en Washington, DC (Foto de Ruben Martinez Barricarte/Shutterstock.com)

3. Mahatma Gandhi: No debes perder la fe en la humanidad. La humanidad es un océano; si unas pocas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia.

Gandhi no siempre fue venerado. Durante su vida se topó con mucha oposición, no solo del gobierno británico, de quien finalmente arrebató la independencia de sus compatriotas indios, sino también de su propio pueblo. Luchó en vano para evitar que el cisma entre hindúes y musulmanes partiera a su nación en dos. También luchó para evitar que una nación de cientos de millones descargara su frustración en la violencia. No obstante, observó su propio principio: “No debes perder la fe en la humanidad”, y nos aconsejó que hiciéramos lo mismo. Todos hemos tenido nuestros días malos, nuestros momentos en que nuestra fe en nuestro prójimo fue duramente probada por un compañero de trabajo, un amigo, un extraño. Pero los humanitarios continúan.

4. el dalái lama: “El optimismo no significa que estés ciego a la realidad de la situación. Significa que te mantienes motivado para buscar una solución a cualquier problema que surja..”

Su Santidad el Dalai Lama ha sido un líder espiritual en el exilio durante más de medio siglo. Como líder del gobierno tibetano en el exilio, ha asumido la responsabilidad de decenas de miles de refugiados tibetanos y sus hijos, al tiempo que se compromete a preservar la cultura y la majestuosidad del budismo tibetano. Su optimismo de que algún día el Tíbet volverá a ser su propia tierra no se desanima ni se desvanece, mientras se mantiene alerta ante cualquier problema que surja. Al aconsejarnos que no estemos ciegos ante las realidades de una situación, asocia el optimismo con la motivación. ¿Cuántas veces hemos tratado de mantener la esperanza en una situación desesperada? Al recordar mantenernos a nosotros mismos y a nuestros amigos motivados y optimistas, una situación difícil y abrumadora se vuelve menos difícil.

Reconocer un problema es aceptar la responsabilidad de tratar con ese problema.

5. Fred Rogers, ministro presbiteriano: “Vivimos en un mundo en el que necesitamos compartir la responsabilidad. Eso’es fácil decir ‘esoNo es mi hijo, no es mi comunidad, no es mi mundo, no es mi problema. Luego están los que ven la necesidad y responden. Considero a esas personas mis héroes.

Fred Rogers vio un problema. Vio a una generación de niños bombardeados por mensajes de violencia casual y crueldad agrediéndolos a través de la televisión día tras día. Rogers casi sin ayuda revirtió esa tendencia, o al menos proporcionó una alternativa, durante 33 años: un oasis de empatía y amabilidad que trataba a los niños como seres humanos que merecen respeto y la dignidad del reconocimiento. Fred Rogers nos enseñó que reconocer un problema es aceptar la responsabilidad de lidiar con ese problema.

Esta es entonces la lista de verificación para emprender el camino de ser humanitario: BUENAS OBRAS, COMPROMISO, FE, OPTIMISMO y RESPONSABILIDAD.

Tenga en cuenta esos cinco factores en este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria y vea si puede comenzar justo donde está, solo con lo que sabe y con su propio buen corazón guiándolo.

Puede que no ganes un Premio Nobel o pases a la historia por tu trabajo, pero tú y tu gente serán mejores por ello y habrás dejado un rincón del mundo mucho más brillante por haber encendido una lámpara allí.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: