InicioReligiónPapa Luciani: La homilía sobre el sacerdote "siervo que se desvive" por...

Papa Luciani: La homilía sobre el sacerdote «siervo que se desvive» por su gente

-


Ante la inminencia de la beatificación, publicamos las palabras pronunciadas el 29 de junio de 1968 por el entonces obispo de Vittorio Veneto, con motivo de la ordenación del padre Giuseppe Nadal: las palabras sobre el ejemplo de su madre y un identikit aún muy actual del sacerdote, con una alusión a las razones muy concretas del celibato.

Andrea Tornielli

«Mi madre nunca me dijo que fuera un sacerdote, nunca, pero era tan buena, amaba tanto al Señor que espontáneamente tomé este camino cuando se puso en contacto conmigo…». La voz es inconfundible, y es la que aún recuerdan con nostalgia tantos fieles que en aquellos 34 días de pontificado empezaban a conocer y amar a Juan Pablo I, el Papa ahora beatificado por su sucesor Francisco. Es la voz de Albino Luciani, que aquel 29 de junio de 1968, en la gran iglesia parroquial de Santa Maria del Piave, diócesis de Vittorio Veneto, había acudido a ordenar sacerdote al padre Giuseppe Nadal.

Once minutos de homilía, espontánea, para trazar un identikit del sacerdote. Un documento de audio que podemos escuchar íntegramente aquí, fechado hace más de cincuenta años pero que contiene palabras que siguen siendo de gran actualidad: hablan de pastores «con olor a oveja» y nos ayudan a entrar en el corazón del nuevo beato.

Hay que agradecer al padre Giuseppe, de 79 años -ahora párroco en Pieve di Soligo después de haber sido misionero El don de la fe en Burundi durante casi una década, que haya puesto a disposición de los medios vaticanos el audio grabado en su parroquia natal el día de su ordenación. Luciani comenzó con un pensamiento para la familia del nuevo sacerdote y para los sacrificios que han hecho por él. El obispo recuerda a un escritor francés que había dicho: «Hay algunas madres que tienen un corazón sacerdotal y lo trasladan a sus hijos». Luego recuerda a su propia madre, Bortola Tancon, cuyo testimonio de fe le había inducido a abrazar el sacerdocio: «Me pareció que no había otro camino. El Señor utilizó el entorno familiar».

«Espero de verdad -añadió Luciani- que el Señor ayude al nuevo sacerdote, como a los sacerdotes que he consagrado esta mañana, y los haga dedicados al pueblo, capaces de servir. Se oye decir ministros de Dios: ministros significa ‘siervos’, siervos de Dios y siervos del pueblo. Un sacerdote es un buen sacerdote cuando es un servidor de los demás; si es un servidor de sí mismo no está bien’. Monseñor Luciani cita a un «santo sacerdote» – el padre Francesco Mottola, futuro beato- que había escrito: «El sacerdote debe ser pan, el sacerdote debe dejarse comer por el pueblo». Por lo tanto, añadió, «para estar a disposición del pueblo en todo momento; renunció a su familia específicamente para estar a disposición de otras familias».

En la homilía hay entonces una referencia explícita al celibato sacerdotal: «Algunos dicen: ‘Los sacerdotes no se casan porque la Iglesia no aprecia el matrimonio, tiene miedo de poner el matrimonio al lado de estas cosas santas’: ¡no es verdad, no es verdad! San Pedro estaba casado, no es eso. En cambio, pensamos esto: la familia es una cosa sublime y grande y precisamente por eso si uno es padre de familia, tiene bastante con hacer su deber: hijos que educar, hijos que criar; está completamente comprometido en ello, la familia es muy grande para que uno esté con una familia y pueda hacer tareas tan grandes como el sacerdocio. Es una cosa o la otra».

«Por lo tanto -continuó el obispo de Vittorio Veneto-, repito: que el sacerdote sea el servidor de todos. Esta es especialmente su tarea, su lugar: servir. Y la gente sabe entenderlo, cuando ve que el sacerdote es verdaderamente un servidor que se desvive por los demás. Entonces dicen: ‘Tenemos un buen sacerdote’, entonces son felices, entonces son verdaderamente felices’.

Tras asegurar que antes de ordenar a un sacerdote se hacen «muchos exámenes» y se escucha «lo que la gente piensa de él», Luciani insiste en el testimonio personal, es decir, en la importancia de encarnar en la vida lo que se profesa y predica. Y lo hace con rasgos que describen su humildad. Porque la palabra predicada, «primero, si es posible, debe ser vivida; no puedo decir a los demás: «Sean buenos», si yo no soy lo suficientemente bueno primero; y si supieran el rubor que supone incluso para el obispo ponerse delante de la gente y decir: «Sean buenos, sean más buenos, quizás no he hecho lo suficiente, tampoco soy lo suficientemente bueno». Sería maravilloso que yo, antes de predicar a los demás, hubiera hecho todo lo que digo a los demás. No siempre es posible. Hay que contentarse con el esfuerzo, tenemos temperamento y también tenemos debilidad. Pero el sacerdote, si quiere serlo, no debe venir a predicar a los demás si antes no ha intentado al menos -con repetidos esfuerzos- hacer lo que pide a los demás».

Por último, una recomendación: en la vida pastoral y en la celebración de los sacramentos, «la confesión sobre todo», hay que ser «amable» y tratar bien a la gente: «Siempre les digo a mis sacerdotes: ‘Queridos hermanos… hay que tratar bien a la gente’. Si es verdad que somos siervos, debemos tratar bien a la gente; no basta con dedicarse a la gente, sino que hay que ser amable con la gente, aunque algunos sean a veces desagradecidos». Y si «no hay siempre una justa gratitud, no debemos trabajar por esta gratitud. El Señor nos espera allí, para ver si a pesar de todo somos capaces de seguir haciendo un poco de bien a la gente’. La conclusión es una oración y un deseo de «sacerdotes verdaderamente santos y verdaderos servidores del pueblo».



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: