InicioMundoAméricaConstruyendo un futuro post-terremoto más resiliente en Haití |

Construyendo un futuro post-terremoto más resiliente en Haití |

-


Una fila de mujeres lleva piedras en las manos y en la cabeza mientras descienden a un barranco en la ladera de una colina en el sur de Haití. Están trayendo las rocas para que su comunidad pueda construir barreras que ralentizarán el flujo de agua a través de este verde valle y protegerán la tierra, que es tan importante para esta comunidad agrícola rural, de la erosión.

El equipo de trabajadores que construyen las barreras está compuesto por mujeres y hombres de comunidades vulnerables en uno de los tres departamentos de la península sur de Haití que fueron golpeados por un destructivo terremoto de magnitud 7,2 el 14 de agosto de 2021.

Más de 2.200 personas murieron en el desastre y más de 137.000 viviendas quedaron destruidas o dañadas, así como hospitales, escuelas e infraestructura de transporte clave, incluidas carreteras y puentes.

Justo al final del valle, otro equipo de alrededor de 36 personas está trabajando arduamente para despejar el camino. Se les paga unas 500 gourdes haitianas (alrededor de $5) por un día de 4 a 5 horas y pasarán 20 días trabajando para mejorar su comunidad.



ONU Haití/Daniel Dickinson

El trabajo de rehabilitación de carreteras lo llevan a cabo personas que viven en Laurent, en el sur de Haití.

Apoyo a personas vulnerables

“El dinero que gano me ayuda a pagar la comida, la escuela y otras necesidades del hogar”, dice Tesse Medgune. “Muchas familias perdieron su sustento a causa del terremoto, así que esto nos ayuda a sobrevivir”.

El trabajo de rehabilitación en el costado de la carretera de la colina y el valle cuenta con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y es parte de un esfuerzo del gobierno haitiano para mejorar la resiliencia de las personas vulnerables que se ven amenazadas por los desastres naturales. Muchas de estas personas también reciben apoyo para mejorar las actividades de producción de alimentos y su nutrición.

Hay 16 equipos similares en esta área inmediata y muchos más en la península sur de Haití, donde el terremoto causó la mayor parte de los daños.

“El dinero que la gente ha ganado es importante a corto plazo para superar el difícil período posterior al terremoto”, dice Sophia Toussaint del PMA, “pero también es crucial para su futuro a más largo plazo. La protección de las laderas detiene la erosión del suelo y significa que es menos probable que los agricultores pierdan sus cultivos en un desastre natural; tener un buen camino permite enviar más fácilmente el producto al mercado”, agrega. “También significa que la ayuda se puede entregar de manera más efectiva y las personas pueden llegar al hospital si hay otro terremoto”.

Jerry Chandler es el Director General de la agencia de Protección Civil de Haití. “Hemos trabajado en estrecha colaboración con nuestros socios internacionales, incluida la ONU, para garantizar que nuestra respuesta a los desastres sea más sólida. Por lo tanto, estamos planificando para la eventualidad de que ocurra otro desastre, pero también nos aseguramos de que el impacto sea menor”.

A un año del terremoto, Naciones Unidas sigue apoyando a las comunidades de los tres departamentos más afectados: Grand Anse, Nippes y Sud. Unas 26.200 personas huyeron de sus hogares inhabitables y la mayoría fue alojada en 85 sitios de desplazamiento temporal.


Roslaine Jeantine vendió una cabra para pagar la instalación de un techo nuevo.

ONU Haití/Daniel Dickinson

Roslaine Jeantine vendió una cabra para pagar la instalación de un techo nuevo.

La mayoría ahora ha regresado a casa, incluidos Roslaine Jeantine y sus tres hijos. El techo de su pequeña casa en la comuna de Laurent, en las afueras de la ciudad de Les Cayes, se derrumbó en el terremoto hiriendo la pierna de su hijo mayor. Sin embargo, las paredes permanecieron en su lugar y se animó a regresar a casa con el apoyo de un kit de construcción de techos proporcionado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Vendí mi cabra para pagar a dos carpinteros para que instalaran mi techo nuevo”, dice la Sra. Jeantine. “Todavía siento pánico cuando escucho un ruido fuerte, pensando que podría ser otro terremoto, pero sé que este techo está bien hecho y nos protegerá a mí y a mi familia del mal tiempo”.

La OIM ha distribuido alrededor de 100 kits en Laurent, que incluyen todo lo que una familia necesita para construir un techo; madera, láminas de hojalata, clavos y más. En total, se han repartido unas 500 en la zona afectada por el terremoto entre las familias más vulnerables.


Las paredes de la casa de Roslaine Jeantine resistieron el terremoto de agosto de 2021, pero no el techo.

ONU Haití/Daniel Dickinson

Las paredes de la casa de Roslaine Jeantine resistieron el terremoto de agosto de 2021, pero no el techo.

“Estos techos son importantes no solo porque brindan refugio”, dice Jean Gardy Saint Juste de la OIM, “también empoderan a las familias para que tomen sus propias decisiones sobre cómo reparar sus casas y así reconstruir sus vidas. En este sentido, están creando su propia resiliencia ante futuros desastres con un poco de apoyo de la OIM”.

A medida que las casas se reconstruyen techo por techo y los caminos se reparan piedra por piedra, las agencias de la ONU siguen trabajando en los tres departamentos, brindando servicios muy necesarios, pero también creando un espacio para que las comunidades tomen decisiones sobre la mejor manera de protegerse cuando ocurra el próximo desastre. .



Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: