InicioDerechos HumanosEl jefe de derechos humanos de la ONU hace un llamamiento para...

El jefe de derechos humanos de la ONU hace un llamamiento para que se detengan los retornos forzados a Myanmar |

-

El ejército de Myanmar tomó el poder en febrero de 2021 y derrocó al gobierno electo encabezado por la premio Nobel Aung San Suu Kyi. Desde entonces, el país ha estado sumido en una crisis política, humanitaria y de derechos humanos.

El llamamiento del Alto Comisionado se produce después de que Malasia deportara a más de 100 ciudadanos de Myanmar el 6 de octubre.

Entre ellos había dos personas que habían buscado protección a través de la agencia de refugiados de la ONU, ACNURmientras que otros tenían serias preocupaciones de protección.

Activistas en riesgo

“Con los crecientes niveles de violencia e inestabilidad, y el colapso de la economía y los sistemas de protección social de Myanmar, esto es simplemente no es el momento devolver a nadie a Myanmar”, dijo Señor. Turco.

“Este es especialmente el caso de cualquier persona con preocupaciones específicas de protección, como activistas políticos o desertores militares, que corren un grave riesgo al regresar”.

Al menos 70.000 personas han huido de Myanmar tras el golpe y más de un millón han sido desplazados internamente, según la Oficina del Alto Comisionado, ACNUDH.

Además, alrededor de un millón de personas de la comunidad rohingya, principalmente musulmana, ahora son refugiados en la vecina Bangladesh después de escapar de las olas de violencia y persecución.

Estos números se suman a los millones de migrantes de Myanmar que han buscado oportunidades económicas en otros países de la región, muchos en situación irregular.

Represalias y castigo

El jefe de derechos humanos de la ONU pidió a Malasia y a otros países que garanticen que nadie es deportado a la fuerza a Myanmar.

Además, cualquier nacional de Myanmar que se considere para el retorno debe contar con las debidas garantías procesales, incluida una evaluación individual de su situación de conformidad con las normas y estándares internacionales.

Advirtió que es poco probable que las repatriaciones que tienen lugar después de una detención indefinida o una detención en condiciones inadecuadas sean verdaderamente voluntarias y deben evitarse.

Contra el derecho internacional

Desde el golpe, el ACNUDH ha documentado numerosos casos de represalias o castigos a personas que han regresado a Myanmar.

Quienes huyeron y los militares consideran que se oponen al golpe corren el riesgo de ser torturados bajo custodia y condenados a muerte.

El derecho internacional prohíbe devolver a las personas a un país donde corren un riesgo real de sufrir daños graves al regresar, como persecución, tortura, malos tratos u otras violaciones graves de derechos humanos.

“Es esencial que, a la luz de la situación imperante en Myanmar, ahora más que nunca, que los Estados no devuelvan a las personas al sufrimiento y al peligroy brindarles un estatus legal seguro mientras su país permanece en crisis”, dijo el Sr. Türk.

Se necesita respuesta regional: enviado de la ONU

Dado que se espera que más personas huyan de la violencia en Myanmar, la enviada especial de la ONU, Noeleen Heyzer, dijo que continuará instando a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) a desarrollar un marco de protección regional para refugiados y personas desplazadas por la fuerza.

“El reciente regreso forzoso de ciudadanos de Myanmar, algunos de los cuales fueron detenidos a su llegada, subraya la urgencia de una respuesta coordinada de la ASEAN para abordar los desafíos regionales compartidos causados ​​por el conflicto”, dijo el martes.

Sus comentarios llegaron en una sesión informativa para el Tercera Comisión de la Asamblea General de la ONUque cubre asuntos sociales, humanitarios y de derechos humanos.

‘Una nueva realidad política’

A medida que se profundiza la crisis en Myanmar, la Sra. Heyzer continuará comprometida con un proceso inclusivo liderado por Myanmar para regresar a la transición democrática.

“Hay una nueva realidad política en Myanmar: un pueblo que exige un cambio, que ya no está dispuesto a aceptar el gobierno militar. Continuaré apelando a todos los gobiernos y otras partes interesadas clave para que escuchar al pueblo y dejarse guiar por su voluntad para evitar una catástrofe más profunda en el corazón de Asia”, dijo.

La crisis sigue cobrando un precio catastrófico al pueblo de Myanmar, con graves implicaciones regionales, informó.

Más de 13,2 millones padecen inseguridad alimentaria, alrededor del 40 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y 1,3 millones están desplazados.

“Continúan las operaciones militares con uso desproporcionado de la fuerza incluidos los bombardeos aéreos, la quema de estructuras civiles y la matanza de civiles, incluidos niños”, dijo la Sra. Heyzer.

“Condeno los ataques aéreos indiscriminados en una celebración en el estado de Kachin que mataron a un gran número de civiles hace días. Las Fuerzas de Defensa del Pueblo también están acusadas de atacar a civiles”.

La Sra. Heyzer también destacó la difícil situación de los rohingya, junto con otras comunidades desplazadas por la fuerza.

“El precio de la impunidad es un grave recordatorio de que la rendición de cuentas sigue siendo esencial”, dijo.

Oficina del Enviado Especial en Myanmar

Noeleen Heyzer, Enviada Especial del Secretario General de la ONU para Myanmar, habla con refugiados rohingya en un campamento en Bangladesh.

Primera visita oficial

La Enviada Especial fue nombrada en octubre pasado y realizó su primera visita a Myanmar en agosto, donde se reunió con el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas.

Ella hizo seis solicitudes durante la visita, incluyendo poner fin a los bombardeos aéreos y la quema de infraestructura civil, entrega de asistencia humanitaria sin discriminación, liberación de todos los niños y presos políticosy una moratoria de las ejecuciones.

Agosto también marcó el quinto aniversario de un éxodo masivo de rohingya a Bangladesh, luego de una violenta represión, y la Sra. Heyzer también viajó al país en relación con la conmemoración.

Agradeció al Gobierno por su generosidad al acoger a los refugiados, aunque señaló las declaraciones del Primer Ministro de que la situación es insostenible.

“Lo más destacado de la visita fueron mis conversaciones con mujeres y jóvenes en los campos de refugiados. Dejaron en claro que deben participar directamente en las discusiones y decisiones sobre su futuro”, dijo.

Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: