InicioMundoAfricaUn regreso exitoso a casa en Sudán |

Un regreso exitoso a casa en Sudán |

-


Después de que su esposo la dejara, Fátima, de 49 años, se convirtió en el principal sostén de sus cuatro hijas. Motivada por el deseo de asegurarles un futuro mejor, emigró a Egipto en 2017, llevándose consigo a sus dos hijos menores.

“Tomé un paso a la vez, pero siempre tuve la mentalidad de tratar de tener éxito para mis hijas”, dice ella. “Dejar atrás a mis hijas mayores fue una de las decisiones más difíciles que tuve que tomar”.

Una vez en Egipto, Fátima apenas logró sobrevivir con trabajos a corto plazo, ya que la mayoría de los empleadores no la contratarían debido a su edad. “Me dijeron que era demasiado mayor y que no estaba en forma, y ​​cuando mi hija, que en ese momento tenía 17 años, solicitó trabajo, le dijeron que era demasiado joven”, dice Fátima.

Antes del inicio de la COVID-19, los migrantes en Egipto y en otros lugares ya eran vulnerables. Esto empeoró después de la pandemia, y Fátima y sus hijas lucharon para llegar a fin de mes. “Sufrimos aún más y no había nadie para ayudarnos”, recuerda Fátima.



Noticias ONU/Abdelmonem Makki

Jartum, Sudán.

Asistencia de reintegración proporcionada por la ONU

A través de la comunidad sudanesa en Egipto, Fátima se enteró del Programa de Retorno Voluntario Asistido y Reintegración de la agencia de migración de la ONU (OIM) y se dio cuenta de que regresar a Sudán era una opción viable.

En junio de 2021, la OIM dispuso el regreso de Fátima y otros ciudadanos sudaneses varados en Egipto. Después de llegar a Sudán, Fátima estuvo entre los que recibieron asistencia de reintegración en efectivo, lo que le permitió cubrir sus necesidades en las dimensiones económica y social de la reintegración.

Sudán continúa enfrentando varios desafíos superpuestos, incluido el desplazamiento interno de la población provocado por el conflicto, el clima y las condiciones socioculturales, que conducen a niveles elevados de inseguridad alimentaria. El impacto socioeconómico de COVID-19 empeoró los precios ya en aumento de los alimentos básicos, los medicamentos y otros productos básicos, el aumento del desempleo y la caída de las exportaciones.

Un emprendedor exitoso

Sin embargo, con la ayuda que recibió de Fátima, pudo establecer una microempresa. La OIM también la ayudó a inscribirse en el seguro nacional de salud, que la cubría a ella ya sus dos hijas, quienes recibieron apoyo para continuar su educación a través del programa.

La asistencia en efectivo proporcionada por la OIM de Sudán demostró ser una forma rápida y flexible de ayudarla a reintegrarse. Este método de apoyo le permite a ella y a otras personas en su situación elegir qué negocio quieren iniciar.

Fátima se había fijado en la venta de utensilios. “Me tomó menos de un mes recibir asistencia, lo que me hizo aún más decidida a iniciar un negocio propio”, dice ella. Compró algunos utensilios domésticos en un mercado mayorista para venderlos a las mujeres de su comunidad, quienes pronto se convirtieron en sus clientas.

Para expandir aún más el negocio, Fátima también comenzó a vender comidas cocinadas al centro de salud de su vecindario, que carecía de una cafetería para pacientes y visitantes. “Mis negocios van bien”, dice, “y ahora puedo mantener a mis hijas. Regresar a Sudán fue lo mejor que pude haber hecho”.



Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: