InicioReligiónRecuerdo de la hermana María De Coppi, asesinada en Mozambique

Recuerdo de la hermana María De Coppi, asesinada en Mozambique

-


Después de rezar el Ángelus dominical, el Papa Francisco destacó que la misionera comboniana asesinada en Mozambique «sirvió con amor durante casi sesenta años» al pueblo de este país africano. También saludó al pueblo de Etiopía, «que hoy celebra su tradicional Año Nuevo»

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

«En este momento de oración, me agrada recordar a la hermana María De Coppi, misionera comboniana, asesinada en Chipene, Mozambique, donde sirvió con amor durante casi sesenta años. Que su testimonio dé fuerza y valor a los cristianos y a todo el pueblo mozambiqueño». Lo dijo el Santo Padre tras el Ángelus de este domingo, al referirse al dramático episodio ocurrido en ese país africano durante la noche del 6 al 7 de septiembre.

El último saludo a la hermana María

Los funerales de la misionera María De Coppi tuvieron lugar en Mozambique el pasado día 9. El arzobispo de Nápula, monseñor Inácio Saure, recordó las palabras del profeta Ezequiel ante el féretro:

“Que el pecador se convierta y viva”. La comunidad comboniana de Chipene, en el norte del país, fue atacada la noche del 6 al 7 de septiembre por un grupo armado. La hermana María De Coppi, de 84 años, originaria de la región italiana del Véneto y presente en ese país desde 1963, fue asesinada a tiros. Otras dos religiosas de la comunidad y dos sacerdotes el don de la fe lograron salvarse.

El saludo del Papa al pueblo de Etiopía

Francisco dirigió asimismo «un saludo especial al querido pueblo de Etiopía, que hoy celebra su tradicional Año Nuevo»: «Les aseguro mis oraciones y deseo a cada familia y a toda la nación – dijo el Santo Padre – el don de la paz y de la reconciliación».

Entre la sequía y los combates

En Etiopía, siguen los combates en el norte del país, donde desde noviembre del 2020 se desarrolla un sangriento conflicto entre el Frente de Liberación Popular de Tigray (Tpfl) y las fuerzas gubernamentales.

Un conflicto – como recuerda también el periódico de la Santa Sede, El Observatorio Romano – que agrava aún más la crisis humanitaria en el país, ya sacudido por la sequía crónica y las malas cosechas. En concreto, se calcula que al menos siete millones de niños en Etiopía necesitan ayuda. El conflicto en la región de Tigray, con el alto el fuego de marzo, cada vez más en entredicho, es uno de los dramas que desgarran el país: en los últimos días un jardín de infancia en Makallè fue bombardeado, causando numerosas víctimas.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: