InicioReligiónParolin sobre Acuerdo con China: Creo que avanzamos hacia la renovación

Parolin sobre Acuerdo con China: Creo que avanzamos hacia la renovación

-


El Secretario de Estado del Vaticano entrevistado por el Tg2 Post confirma el regreso de China de una delegación de la Santa Sede y la posibilidad de renovar el Acuerdo firmado en 2018 sobre los nombramientos de obispos.

Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano

La guerra y sus implicancias internacionales, la relación de confianza con China y Rusia están en primer plano en la entrevista con el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin en el análisis en profundidad de la tarde del Tg2. «Cuando se trata con alguien hay que partir siempre del reconocimiento de su buena fe, de lo contrario la negociación no tiene sentido»: el cardenal dice estar convencido de que el Acuerdo Provisional firmado por la Santa Sede en 2018 con China -para conseguir que todos los obispos estén en comunión con el Papa, plenamente chinos y plenamente católicos- será renovado. Hoy es el regreso de una misión de la Santa Sede: el camino ha visto muchas dificultades -dice el Cardenal- y hay un largo camino que recorrer con la paciencia de ir hacia adelante, paso a paso, y ver «brotar» las «semillas» plantadas incluso cuando el clima es adverso.

La reunión con Kirill debe estar bien preparada

También están en primer plano los efectos de la guerra en las relaciones con Moscú y el Patriarcado. Se confirmó la ausencia de Kirill en la próxima visita a Kazajistán, del 13 al 15 de septiembre. No se han dado razones, pero creo -dice el cardenal- que la reunión debe estar «bien preparada» para que sea efectiva. El diálogo continúa incluso frente a una tradición, como la de la Iglesia ortodoxa, caracterizada por una mayor identificación con las autoridades del país en el que opera. «Respetamos esta realidad» cuando se vive con moderación. «Esto no invalida el diálogo».

El Papa va a Kiev si ayuda a la paz

Tampoco hay cambios en las relaciones diplomáticas con Kiev. El Papa está decidido a ir -lo confirma el secretario de Estado-, tal y como ha expresado públicamente, cuando se den las condiciones adecuadas, cuando la visita sea útil para la paz y no una oportunidad para la foto. Sin embargo, la Santa Sede permanece, desde el punto de vista diplomático, abierta a todos, a los agresores y a los agredidos, con el deseo de llegar a una tregua y a una paz duradera. El cardenal cita y toma como modelo a Juan Pablo I y relanza su sueño de una paz «justa» y «completa», es decir, que satisfaga a todos y tenga en cuenta todos los aspectos, para silenciar futuros conflictos.

El Catecismo y la defensa armada

Sobre la condena de la carrera armamentística y el derecho de los pueblos a defenderse cuando son atacados, el Purpurado destaca que hay ninguna contradicción. Para el Catecismo de la Iglesia Católica, la defensa armada es un derecho, y una obligación es detener al agresor, pero debe responder a condiciones muy precisas, que el secretario de Estado enumera, y también hay que tener en cuenta el poder de los medios modernos de destrucción. Por estas razones, la preocupación del Papa por la carrera armamentística es fuerte: solo en 2021, el gasto asciende a dos billones de dólares, una «locura» porque se corre el riesgo de una escalada de todos contra todos y porque se sustraen recursos a otras necesidades del mundo.

La política se resiente del atraso de los católicos

Mirando la crisis política italiana, que concluirá con la votación del 25 de septiembre, y el papel de la Iglesia ante el retraso de los católicos en diversos sectores también debido a la actual secularización, el cardenal, aunque no indica formas precisas de participación, admite que la sociedad tiende a relegar la religión a la esfera privada y que a veces los católicos también son apartados. “No podemos aceptarlo por la dimensión social e histórica que tiene el cristianismo», afirma. “La presencia de los católicos en la política es importante y la contribución que pueden hacer es importante. La esperanza es que puedan, inspirados por las enseñanzas del Papa, tener una visión completa de los temas, por ejemplo, de la vida, sin centrarse en aspectos particulares, y que puedan expresarlo también en los partidos en los que están insertos”, añade.

Juan Pablo I: Un reformador

Imposible no hablar, dos días antes de su beatificación, de Juan Pablo I. Un pastor cercano a los más pobres, centrado en lo esencial de la fe y el Evangelio. Sencillo y humilde, ciertamente no es un conservador, al contrario -subraya varias veces el Secretario de Estado Parolin- un verdadero promotor en su diócesis, en el Patriarcado de Venecia y luego en la Iglesia universal, de las reformas del Concilio Vaticano II. No hay verdad en la muerte por envenenamiento, una novela negra (novela negra) que se ha mantenido. Fue una muerte natural, repite el cardenal a la luz de los papeles de postulación, incluso «testimonios incontrovertibles». Por último, la enseñanza de Luciani sobre cuestiones como las migraciones, las pandemias y la guerra, a las que siempre habría respondido adhiriéndose a la Doctrina Social de la Iglesia, sigue siendo fuerte. El Secretario de Estado relanzó una expresión de Luciani en la que resumía lo que sería su compromiso de hoy: Apoyaremos todo lo que pueda ayudar a traer la paz a este mundo agitado.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: