InicioReligiónLa voz de los discapacitados en el Sínodo: esperamos una Iglesia más...

La voz de los discapacitados en el Sínodo: esperamos una Iglesia más inclusiva

-


En la Oficina de Prensa del Vaticano, se han reunido esta mañana, los participantes en la sesión especial de escucha del Sínodo «La Iglesia es nuestra casa», a la que asistieron personas con discapacidad de los cinco continentes. Entre ellos, la hermana Claire-Marie, una religiosa con síndrome de Down que evangeliza a los jóvenes en Lourdes, y el padre Justin, un jesuita ciego de nacimiento. Sus propuestas y testimonios recogidos en un documento fueron entregados al Papa.

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Claire-Marie se libró del aborto y nunca supo el por qué. Afectada por el síndrome de Down, su madre había sido aconsejada por los médicos y abogados para que abortara el embarazo. La ley en Francia incluso lo habría permitido. El motivo por el que vino al mundo es inexplicable: «Fue la Virgen, de hecho, nací el 8 de diciembre», dice. Inmediatamente fue abandonada en el hospital, a los ocho meses fue adoptada por una pareja, que vive entre Francia y Polonia. Es monja desde hace unos diez años: «Tuve una fuerte llamada de Dios: ‘Quiero que me sigas’. Me sentí serena». Desde hace siete años vive en Lourdes, donde se reúne con 300 jóvenes cada vez para hablarles del Evangelio y de la belleza de vivir la fe.

Una vida que es un mensaje

Podría parecer uno de los habituales cuentos de hadas con final feliz, los de la enfermedad, la vocación y la redención que se cuentan a los niños de catequesis, la historia de esta religiosa de 37 años. Pero es su mera presencia en el mundo la que envía un poderoso mensaje. Y es que incluso de lo que parecen ser «descartes», por utilizar una expresión del Papa Francisco, pueden florecer grandes frutos. A ella, la Hermana Claire-Marie, de pelo alegre, físico menudo casi infantil, manos nudosas de alguien acostumbrada a trabajar, le gusta repetir siempre esto: «La vida es un regalo».

El documento al Papa Francisco

La religiosa ha estado hoy en la Oficina de Prensa del Vaticano junto a otras cuatro personas con discapacidad de diferente origen y nacionalidad que han participado en los últimos meses en una sesión especial de escucha, organizada por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, de acuerdo con la Secretaría General del Sínodo, dentro del camino sinodal deseado por el Papa Francisco. Alrededor de 35 participantes, en representación de las conferencias episcopales y de las asociaciones internacionales que ya habían participado en las consultas sinodales diocesanas. Desde el mes de mayo, han entablado este diálogo abierto -en línea y en directo- con la Santa Sede, con un objetivo preciso: «Hacer oír nuestra voz».

Los testimonios, las historias, las propuestas, pero también las denuncias de los muchos prejuicios y discriminaciones que acechan tanto en la sociedad como en la Iglesia -donde todavía hay sacerdotes que no distribuyen la Eucaristía a los discapacitados intelectuales- se han recogido en un documento transmitido a la Secretaría del Sínodo. Esta mañana, al final de la audiencia general, los cinco representantes del grupo, acompañados por el secretario del Dicasterio, el padre Alexandre Awi Mello, entregaron el documento al Papa. «Le damos las gracias porque el Sínodo nos ha dado la oportunidad de hacer que la Iglesia sea aún más inclusiva», dijo al Pontífice Giulia Cirillo, una joven en silla de ruedas de Sant’Egidio. «¡Soy yo quien te da las gracias!», respondió Francisco.






El encuentro con el Papa Francisco

Claire-Marie, con su vestido de tela marrón sin blanquear, estaba en primera fila y se lanzó a un abrazo espontáneo con el Papa: «Me pidió que rezara por él y le dije: claro, rezaremos por usted en Lourdes», cuenta a Vatican News en un francés mezclado con italiano, aprendido durante los viajes y peregrinaciones a Italia. Le gustan las fotos y las entrevistas, dice. Le gusta aparecer, en definitiva, porque su sola presencia, como dice, es un mensaje, sobre todo en un momento en el que se discuten en Europa leyes a favor del aborto y la eutanasia: «Veo que cuando me encuentro con los jóvenes entienden lo que significa amar al prójimo, incluso a los enfermos. Les explico que la vida es un regalo, no algo ligado a las leyes».

Rezar por los «pobres de corazón

Con su compañera Annie Rougier, Claire-Marie fundó la asociación Pol de Lumier que ayuda y apoya a las familias con niños trisómicos, acompañándolas en los cursos de catequesis. En Lourdes, donde fue enviada de Bayón, evangeliza, se ocupa de las misas y las oraciones de los peregrinos, y organiza los rosarios dominicales. «Doy gracias al Señor porque tengo una discapacidad, pero sigo teniendo dos brazos, dos piernas, puedo caminar, hablar, rezar». Y reza «por los pobres, porque la Iglesia está llena de pobres… pobres de corazón».

Padre Justin Glyn, jesuita de la Provincia de Australia.




Padre Justin Glyn, jesuita de la Provincia de Australia.

El testimonio del Padre Justin

Escuchando a la religiosa está el Padre Justin Glyn, jesuita de la Provincia de Australia. Está de pie con un bastón y anteojos binoculares. Su risa ocasional se puede escuchar en toda la sala. Se ríe a menudo porque es una persona feliz, como él mismo se describe, a pesar de los obstáculos que ha tenido que afrontar, y no pocos, incluso en su camino hacia el sacerdocio. Ciego de nacimiento, criado en Sudáfrica, sintió la vocación desde niño: «Entré en una comunidad religiosa, pero me dije: ¿qué haces aquí? No conoces el mundo, vete. Y los demás me confirmaron esta idea». Abogado en Nueva Zelanda, tras su doctorado decidió entrar en la Compañía de Jesús. Alguien intentó detenerlo: ‘Mejor una orden más educativa…’, pero al final fue aceptado. Dice que a veces ha sufrido una «sutil discriminación» en la Iglesia: «No puedes hacer esto, no puedes hacer aquello porque eres ciego… Quizá deberías haber rezado más y te habrías curado… Soy quien soy, no puedo cambiar. Soy feliz con mi vida personal y religiosa».

Abrir la mente

Lo que sí es cierto, dice el padre Justin, es que hay que cambiar el enfoque de la Iglesia hacia los discapacitados: «El papel de los discapacitados no se tiene plenamente en cuenta. A pesar del Concilio, en la Iglesia ha persistido un pensamiento tóxico: hay que curar a los discapacitados porque han pecado, porque han sido castigados… Ahora esto ya no existe y, de hecho, con el pontificado de Francisco ha habido un verdadero proceso de sanación. En Evangelii Gaudium y en Fratelli tutti se hace un llamamiento a dar voz a las personas con discapacidad». El camino sinodal es una preciosa oportunidad en este sentido: «Esperamos -dice el jesuita- que este proceso pueda abrir las mentes y los corazones de todos, desde las parroquias hasta las más altas jerarquías. Tenemos que ayudar a que estas personas tengan voz: todavía hay quienes niegan la comunión a quienes tienen una discapacidad intelectual, quienes niegan la vocación… Esperamos que se inicie un diálogo más amplio y que la gente entienda que somos parte del pueblo de Dios».

Un momento del encuentro en la Oficina de Prensa




Un momento del encuentro en la Oficina de Prensa

Padre Mello: incluso en las limitaciones, hay belleza

«Estas historias son increíbles porque muestran un enorme testimonio de fe», se hace eco el padre Mello. «Muchas veces no tenemos en cuenta a estas personas o en nuestra cabeza está la idea de que la discapacidad física implica una discapacidad general, es decir, como si estas personas no entendieran nada de la vida, de Dios, de las cosas… Oírlos hablar de Dios, de su encuentro personal con Jesús, es algo que golpea profundamente.» El padre Mello dice que salió transformado de las experiencias de escucha: «Fue una escuela de vida. Me gustaría que todo el mundo los escuchara. Especialmente los que dicen que sería mejor eliminar estos cuerpos sufrientes: «Hay verdaderos supervivientes -del aborto, de la enfermedad- que tienen una misión, un papel, algo que decir. Esta es la mejor manera de contrarrestar ciertas corrientes: ver que, incluso en las limitaciones, existe la belleza, la presencia de Dios».

Scelzo: tómalos en serio

«Riqueza y sabiduría humana», añade Vittorio Scelzo, funcionario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida: todo esto está en la experiencia eclesial de los enfermos que «sintieron el deseo de ser tomados en serio». «No queríamos desperdiciar la oportunidad del Sínodo. Estamos agradecidos al Papa que, con su magisterio, nos ha presentado a un pueblo tan diverso».

Una persona discapacitada en los trabajos del Sínodo

El siguiente paso, tras la consulta -explica el Dicasterio en una nota-, es «un cambio de mentalidad que lleve a decir nosotros, no ellos cuando se habla de personas con discapacidad; a reconocer que existe un verdadero magisterio de la fragilidad»; trabajar para que nuestras comunidades eclesiales sean accesibles, tanto en lo que se refiere a la eliminación de las barreras arquitectónicas como en lo que se refiere a permitir la participación de las personas con discapacidades sensoriales o cognitivas; reafirmar que nadie puede negar los sacramentos a las personas con discapacidad; comprender que la discapacidad no está inevitablemente ligada al sufrimiento y que las sociedades y la Iglesia pueden hacer mucho para evitar discriminaciones innecesarias».

En este sentido, surgió la petición de que al menos una persona con discapacidad pudiera participar en los trabajos del Sínodo sobre la Sinodalidad.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: