InicioReligiónKazajistán, gratitud del Papa. Monseñor Dell'Oro: un estímulo para la concordia

Kazajistán, gratitud del Papa. Monseñor Dell’Oro: un estímulo para la concordia

-



Francisco pospone, como es habitual, a la primera audiencia general tras una visita apostólica el recuerdo de su reciente viaje al corazón de Asia, desde donde el obispo de la diócesis de Karaganda comenta: «Somos pequeños y esta es una oportunidad para que el Señor actúe aún más a través de nosotros».

Antonella Palermo y Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Desde su ventana con vistas a la Plaza de San Pedro, Francisco da las gracias y promete. Da las gracias por lo que ha vivido durante el viaje apostólico a Kazajistán que terminó hace tres días y promete compartir sus pensamientos e impresiones, como es su costumbre, durante la próxima audiencia general. Y la gratitud por la visita que acaba de concluir son también los sentimientos y la dirección del camino en que se centra ahora la Iglesia de Kazajistán, como expresó monseñor Adelio Dell’Oro, obispo de Karaganda, al término del viaje del Papa al Congreso de Líderes Religiosos Mundiales y Tradicionales.

¿Cuál es el sentimiento entre la gente?

En primer lugar, hay una inmensa gratitud de todos hacia el Papa, que ha querido venir a Kazajistán, a pesar de sus dificultades físicas. Nos hemos comprometido a no dejar pasar este gran acontecimiento, a no dejar que se diluya en el tiempo, sino a trabajar con los sacerdotes, religiosos y laicos a lo largo de este año para que las sugerencias e indicaciones de Francisco den aún más vigor a nuestro testimonio. Me llamó la atención que esta gente viniera de todas partes de Kazajistán, a veces con arduos viajes. Un pueblo también compuesto por católicos llegados de Uzbekistán, Rusia e incluso Mongolia (unas quince personas que recorrieron más de 3.400 kilómetros en coche). Este pueblo experimentó una fuerte unidad y pertenencia a la Iglesia universal en la celebración de la Eucaristía. También me llamó la atención la presencia de no católicos que querían participar en la misa, atraídos -creo- por la figura y la presencia del Papa Francisco. Esto es una señal de que el corazón humano, donde ve una presencia y un hecho significativo para su propia vida, se siente atraído.

El Papa dijo que el don de una Iglesia pequeña es una gracia. Y los ha invitado a no encerrarse en un caparazón. ¿Cómo resuenan estas palabras?

Resuenan con tanta alegría porque es precisamente una palabra que se necesitaba para servir más a la Iglesia en este país. Ser pequeños, ser este pequeño retoño -como nos dijo también el Papa Benedicto XVI cuando estuvimos en Roma para la visita ad limina- nos quita toda pretensión de poder humano: somos pequeños y esto es una oportunidad para que el Señor actúe aún más a través de nosotros. Me llamó la atención precisamente que el Papa Francisco nos invitara calurosamente a no encerrarnos en nuestras iglesias, en nuestras sacristías, en nuestras pequeñas comunidades. Sino a ser un signo de Jesús para todos y, por tanto, a vivir juntos por los demás en la sociedad.

La peregrinación del Papa Francisco a Kazajistán tuvo lugar con motivo del Congreso de Líderes Religiosos Mundiales y Tradicionales. De ahí el compromiso unánime con el diálogo interreligioso por la paz y la reconciliación en el mundo…

Fue una invitación muy importante hecha en el Congreso a todos los líderes de las religiones del mundo. Una invitación que, en primer lugar, los católicos debemos asumir para que, en nombre de la pertenencia al único Dios, nos miremos aún más no como extraños, sino como hermanos. Podemos, manteniendo cada uno su propia identidad, acoger al otro en la verdad para construir una sociedad verdaderamente unida y concordante. El Papa nos ha mostrado el camino para ser libres y abiertos en la convivencia de los diferentes pueblos, nacional y religiosamente. En particular, la cultura kazaja es profundamente religiosa porque nació de la dura experiencia de los hombres que vivían en las estepas en constante movimiento y en condiciones climáticas muy difíciles. Por lo tanto, hay que abrazar los valores que esta cultura sostiene y nos comunica



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: