InicioMedio ambienteEstudio cuantifica el impacto de la actividad humana en la capacidad de...

Estudio cuantifica el impacto de la actividad humana en la capacidad de almacenamiento de carbono de la Selva Atlántica

-


Ejemplo de impacto humano en la Selva Atlántica: tala selectiva. Crédito: Renato Augusto Ferreira de Lima

Los innumerables beneficios de los bosques nativos incluyen la capacidad de la biomasa de los árboles para almacenar grandes cantidades de carbono, lo que puede contrarrestar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Un artículo publicado en la revista Avances de la ciencia informa sobre un análisis innovador de un gran conjunto de datos diseñado para aclarar el concepto de secuestro de carbono, un tema estratégico en la discusión del cambio climático global.

«Todavía sabemos poco sobre los factores que pueden llevar a los bosques a almacenar más o menos carbono», dijo Renato Augusto Ferreira de Lima, uno de los diez autores del artículo. Lima está adscrita al Departamento de Ecología del Instituto de Biociencias de la Universidad de São Paulo (IB-USP) en Brasil y actualmente es investigadora del Centro de Síntesis y Análisis de la Biodiversidad (CESAB) en Montpellier (Francia).

«Usamos una gran base de datos de inventario forestal para ver qué factores son los más importantes para explicar los niveles actuales de almacenamiento de carbono en la selva tropical atlántica. Descubrimos que los factores relacionados con los diferentes tipos de impacto humano en el bosque son clave, con dos a seis veces el importancia de factores como el clima, el suelo y las características de las especies de árboles en el bosque», dijo.

Por lo tanto, revertir los efectos de la actividad humana en los remanentes de la Selva Atlántica sería la mejor estrategia para aumentar las reservas de carbono forestal. Alrededor del 50% de la población brasileña vive actualmente en áreas originalmente ocupadas por el bioma.

Según Marcela Venelli Pyles, primera autora del artículo y Ph.D. candidato en ecología aplicada afiliado al Departamento de Ecología y Conservación de la Universidad Federal de Lavras (UFLA) en Minas Gerais, Brasil, la conservación de las reservas de carbono en la Selva Atlántica depende en gran medida de la degradación de los bosques, lo que puede conducir a pérdidas de carbono que están en menos un 30% peor que cualquier cambio climático futuro. Además, las emisiones de la degradación forestal pueden obstaculizar los esfuerzos de conservación comprometidos en los acuerdos de mitigación del cambio climático, como REDD+ y los objetivos de Aichi.

REDD significa «Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal». El signo más en REDD+ se refiere a «el papel de la conservación, la gestión sostenible de los bosques y la mejora de las reservas de carbono forestal en los países en desarrollo», según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que adoptó este mecanismo para recompensar financieramente a los países en desarrollo por el cambio climático. mitigación.

Los Objetivos de Biodiversidad de Aichi fueron 20 objetivos globales para la reducción de la pérdida de biodiversidad que se alcanzarán para 2020, acordados en la Décima Conferencia de las Partes del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB), celebrada en Nagoya, Prefectura de Aichi, Japón, en 2010.

El daño y la mortalidad de los árboles debido a las perturbaciones en los fragmentos de la selva tropical atlántica como resultado de la apertura del dosel y los cambios en el microclima pueden provocar pérdidas de carbono de hasta 10,50 toneladas métricas por hectárea, lo que corresponde a la emisión del 15,24% del carbono almacenado en 1 hectárea, mientras que la protección del almacenamiento de carbono y la mejora puede lograr ganancias de 12,02 toneladas por hectárea, aumentando el almacenamiento en un 17,44%.

Clima más cálido

Además de la degradación debida a la actividad humana, el estudio también analizó cómo el cambio climático, en particular el aumento de las temperaturas y el estrés hídrico, ponen en peligro el almacenamiento de carbono en la Selva Atlántica. Si el calentamiento global se limita a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, como sugiere el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), solo la Selva Atlántica liberará 3,53 toneladas por hectárea (+5,12%). “Pero si la temperatura promedio sigue aumentando al ritmo actual, las emisiones de carbono podrían superar las 9,03 toneladas por hectárea (+13,11%)”, dijo Pyles.

El documento también argumenta que las acciones de mitigación del cambio climático que involucran la restauración forestal podrían beneficiarse de la inclusión de especies con mayor densidad de madera, semillas más pesadas y hojas más grandes, y que la política de conservación del carbono debe tener en cuenta las metodologías utilizadas para cuantificar las reservas de carbono. «La diferencia entre las metodologías utilizadas en el campo puede conducir a errores en la estimación del carbono, lo que implica malas interpretaciones y medidas ineficientes de mitigación del cambio climático», dijo Pyles.

El documento también señala una «relación débil» entre la diversidad taxonómica y funcional y el almacenamiento de carbono en la Selva Atlántica. A partir de esto, se infiere que las políticas de conservación que se centran únicamente en el carbono pueden fallar en la protección de la biodiversidad y que se deben considerar mecanismos de incentivos separados para conservar las especies.

Según Lima, los hallazgos sobre la Selva Atlántica ofrecen lecciones potenciales para otros bosques del mundo en términos de soluciones basadas en la naturaleza para combatir los efectos adversos del cambio climático y la actividad humana.

El documento también está firmado por Luiz Fernando Silva Magnago (Universidad Federal del Sur de Bahía), Bruno X. Pinho (Universidad Federal de Pernambuco), Gregory Pitta (USP), André L. De Gasper y Alexander C. Vibrans (Universidad Regional de Blumenau ), y Vinícius Andrade Maia, Rubens Manoel dos Santos y Eduardo van den Berg (UFLA).


Mapeo de reservas de carbono para combatir el cambio climático


Más información:
Marcela Venelli Pyles et al, Impactos humanos como el principal impulsor del carbono de los bosques tropicales, Avances de la ciencia (2022). DOI: 10.1126/sciadv.abl7968

Citación: El estudio cuantifica el impacto de la actividad humana en la capacidad de almacenamiento de carbono de la selva tropical del Atlántico (13 de septiembre de 2022) consultado el 13 de septiembre de 2022 en https://phys.org/news/2022-09-quantifies-impact-human-atlantic-rainforest.html

Este documento está sujeto a derechos de autor. Aparte de cualquier trato justo con fines de estudio o investigación privados, ninguna parte puede reproducirse sin el permiso por escrito. El contenido se proporciona únicamente con fines informativos.





Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: