InicioDerechos HumanosTrabajadores humanitarios salvando vidas frente al peligro: Día Mundial de la Asistencia...

Trabajadores humanitarios salvando vidas frente al peligro: Día Mundial de la Asistencia Humanitaria |

-


Siria, donde los desplazados ayudan a los desplazados

“Los trabajadores humanitarios se ponen en situaciones muy inseguras para salvar a la gente, pero no hay otra opción”, explica Ahmad Alragheb, director del programa de seguridad alimentaria de la ONG Mercy-USA en Siria, uno de los países con las circunstancias más peligrosas.

“La ayuda humanitaria es un objetivo para el régimen estatal porque apoya a las personas que intentan mantenerse resilientes”, dice Alragheb, quien en 2019 fue desplazado de su ciudad natal en Idlib, Siria, luego de que el gobierno ocupara la región. Muchos trabajadores humanitarios han sido asesinados en la nación del Medio Oriente, sin embargo, continúan brindando ayuda a las personas, evitando que muchos mueran de hambre.

La volátil Siria, que se ha visto afectada por una guerra civil en curso de una década, ha visto a casi dos millones de personas abandonar sus hogares para buscar refugio en otras regiones. La misión de Mercy-USA, en colaboración con la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH), cruza regularmente la frontera siria desde sus oficinas en Türkiye para proporcionar asistencia alimentaria a 200.000 personas desplazadas internamente (IDP) y refugio a 1.396 civiles en 15 campamentos en el país. Esto es posible gracias a una ONU Consejo de Seguridad resolución que permite a los trabajadores humanitarios cruzar con seguridad la frontera siria desde diferentes puntos.



Mercy-EE.UU. / Ammar Abo Alnoor

Desplazados internos en Siria hacen cola para recibir ayuda.

Uno de los problemas clave que enfrentan los desplazados internos es que las tiendas en las que viven solo están diseñadas para durar un año. Sin embargo, es económicamente difícil reemplazarlos, y algunos desplazados internos han estado viviendo en la misma tienda durante cinco años.

Alrededor del 80 por ciento de las personas desplazadas son niños y mujeres, un grupo especialmente vulnerable; La privacidad de las mujeres es un asunto importante y la mayoría de las carpas, y la estrecha convivencia con sus hijos, no les brindan un espacio seguro para expresar sus preocupaciones, ni protegerse de agresiones, y no son lugares saludables para vivir: algunas mujeres ni siquiera pueden quitarse el hiyab durante meses, ya que están constantemente expuestas.

El Sr. Alragheb explica que las personas han perdido todas sus pertenencias, no tienen un lugar para recuperar su vida normal y es casi imposible para ellos encontrar un trabajo en Siria, que se enfrenta, dice, “a una situación interminable”. ciclo de problemas”.


Veronica Houser, trabajadora de UNICEF, se reúne con afganos.

Sayed Habib Bidel

Veronica Houser, trabajadora de UNICEF, se reúne con afganos.

La lucha por la educación de las mujeres en Afganistán

El impulso de ayudar a los demás puede ser lo suficientemente fuerte como para hacer que las personas abandonen la comodidad y la seguridad de sus hogares y se dirijan a un lugar en grave crisis para luchar por los derechos humanos de las personas que viven allí.
Este fue el caso de Veronica Houser, quien se mudó de Estados Unidos a la Agencia de la ONU para la Infancia (UNICEF) en Afganistán, dos meses después de la toma del poder por parte de los talibanes en Kabul en agosto pasado. “Sentí el contraste entre el privilegio que tuve donde nací, frente a la violación de los derechos de otras mujeres”, dice.
Habiendo trabajado anteriormente en Ruanda y Sudán del Sur, esperaba marcar la diferencia en Afganistán publicando historias y alzando las voces de aquellos que no suelen ser escuchados.
Una de las principales preocupaciones de la misión de Unicef ​​es la prohibición de que las niñas asistan a la escuela secundaria, el único país del mundo donde esto sucede. La mayoría de las niñas se niegan a darse por vencidas y mantienen la esperanza de que las escuelas vuelvan a abrir pronto.
Mientras tanto, UNICEF está distribuyendo millones de libros de texto y útiles escolares en todo el estado y está construyendo nuevos espacios educativos donde está permitido. La agencia de la ONU ha establecido espacios amigables para mujeres y niñas donde los niños pueden jugar, las mujeres pueden expresarse y tener acceso a apoyo psicosocial.
“La crisis educativa es también una crisis de protección y de salud mental”, dice Houser. “Estas niñas no pueden ver a sus amigos, no saben cómo será su futuro, se sienten ansiosas y algunas incluso contraen matrimonios precoces”.



Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: