InicioReligiónONU observa el Día Mundial contra la Trata de Personas

ONU observa el Día Mundial contra la Trata de Personas

-


Tenía 28 años y estaba muy endeudada. Un excompañero de escuela la contactó en las redes sociales y le ofreció un trabajo bien remunerado en un restaurante en un país extranjero, con pasaje aéreo más alojamiento y comida. Agradecida por la oportunidad, aceptó la oferta, tomó el vuelo y una vez que pasó la aduana y se instaló en su habitación de hotel, la golpearon, le quitaron el pasaporte y la obligaron a ser esclava sexual.

A los 17, mendigaba en las calles de su Uganda natal, su familia no podía cuidar de él y sus 15 hermanos. Un hombre se le acercó y le ofreció trabajo como tendero. El “trabajo” resultó ser mano de obra esclava como recolector de chatarra. La actividad criminal ocasional, también forzada, estuvo involucrada.

Foto de John Gómez/Shutterstock.com

A la edad de tres años, fue adoptada por un hombre que la alimentó y la vistió mientras esperaba su momento hasta que se desarrollara lo suficiente físicamente, a los nueve años, para ser abusada sexualmente junto con sus otros compañeros de casa. El hombre dirigía una ONG falsa donde él y una mujer conocida como «Big Rose» abusaban y traficaban con niños todos los días.

Este 30 de julio, Naciones Unidas observa Día Mundial contra la Trata de Personas. No hay un país en el mundo que no esté afectado por la trata de personas, ya sea como punto de origen, transición o destino. Según las Naciones Unidas, “La trata de personas es un delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos fines, incluidos el trabajo forzoso y el sexo. Desde 2003, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha recopilado información sobre unas 225.000 víctimas de trata detectadas en todo el mundo”.

Son los Larkins, Laceys y Tony Ortegas del mundo de los que habla la ONU en este Día Mundial contra la Trata de Personas.

Aunque ningún género está a salvo de los traficantes, los objetivos principales son las mujeres y las niñas, y el propósito principal es la explotación sexual. El trabajo forzoso (léase “esclavitud”) es otro artículo popular con el 35% de los explotados siendo mujeres. La reciente pandemia ha desplazado a muchos, ha obligado a muchos a dejar sus trabajos y a caer en la pobreza y, por lo tanto, ha proporcionado más agua para el molino de los traficantes. Los conflictos regionales y la violencia solo echan leña al fuego. La proporción de niños traficados se ha triplicado, hasta el punto en que una de cada tres víctimas de la trata de personas es un niño, y la proporción de niños pequeños se ha quintuplicado en los últimos 15 años.

Pero los traficantes no tendrían tanto éxito si no fuera por sus facilitadores. Uno de ellos fue el Village Voice’s nefasto Backpage.com, también conocido como “el Google de los anuncios sexuales comerciales.” Los cofundadores de Backpage, James Larkin y Michael Lacey, junto con cinco co-conspiradores, han sido acusados ​​desde entonces por el Departamento de Justicia de EE. UU. de 93 cargos de facilitar la prostitución, lavado de dinero y conspiración. Pero era un hombre, tony ortegaquien como Voz El editor en jefe llevó la antorcha, defendiendo el comercio sexual infantil en línea de Larkin y Lacey. Ortega escribió frenéticas justificaciones de sus acciones, diatribas histéricas contra los periodistas que alertaron a sus lectores sobre la trata de personas y columnas furiosas contra los agentes del orden público que intentarían detenerla.

niña, tenencia, señal
Foto de Atjanan Charoensiri/Shutterstock.com

Son los Larkins, Laceys y Tony Ortegas del mundo de los que habla la ONU en este Día Mundial contra la Trata de Personas cuando afirma que con la llegada de Internet y la eficiencia del comercio a través del ciberespacio, las oportunidades se han ampliado enormemente para “anunciar a las víctimas y llegar a clientes potenciales; comunicarse entre los perpetradores; y ocultar ganancias criminales”.

Backpage.com está cerrado ahora, su sitio web sustituido con una página descarnada que anuncia su incautación como una acción policial por parte de numerosas agencias, incluido el FBI, el IRS y la Sección de Obscenidad y Explotación Infantil del Departamento de Justicia de EE. UU. Es probable que Larkin, Lacey y sus compañeros no vean la luz del día más allá del concreto y el alambre de púas durante mucho, mucho tiempo.

Es probable que esto también sea el fin de quienes trafican y esclavizan.

¿Y el deshonrado Ortega? Habiendo abusado de los derechos humanos como promotor del tráfico sexual de niños, ahora ejerce su oficio despreciando otro derecho humano: la libertad de religión. Publica cientos de blogs que vomitan fanatismo antirreligioso a sabiendas. Y no lo hace gratis. Depende de la buena voluntad y la financiación de dos compañeros fanáticos: uno, su esposay la otra, la mujer que orgullosamente se jacta de que ella es «dueña» de él.

Curioso que quien una vez justificó y glorificó la propiedad de otros seres humanos ahora es dueño de sí mismo.

Y probablemente esto también sea el final de aquellos que trafican y esclavizan.

Con un mundo cada vez más unido contra el flagelo de la trata de personas; con medidas aprobadas por la Asamblea General de la ONU, como el Plan de Acción Global para Combatir la Trata de Personas, que ahora se convierten en una parte intrínseca de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU; con gobiernos coordinados en la lucha contra la trata; y con las ONG humanitarias que se multiplican en todo el mundo para rehabilitar a las víctimas de la trata como las descritas anteriormente; en resumen, con una unidad de propósito casi sin precedentes que abarca naciones, barreras políticas y diferencias étnicas y religiosas, la red se está acercando constantemente a los que se alimentan del fondo y escoria que se aprovecha de los inocentes e indefensos.



Enlace de la fuente

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección

A %d blogueros les gusta esto: